El cielo protector sobre Merzouga

“Si dejas atrás la puerta del fortín o del pueblo y pasando entre los camellos que están tendidos fuera, subes a las dunas o sales al llano duro y pedregoso y te quedas un momento de pie, solo, al cabo de un rato, o bien sientes un escalofrío y vuelves corriendo dentro del fuerte o te quedas fuera y dejas que te ocurra algo curioso, algo que han experimentado todos los que viven allí y que los franceses llaman le batême de la solitude. Es una sensación única y no tiene nada que ver con la sensación de soledad, porque esto presupone una memoria. Aquí, en este paisaje absolutamente mineral iluminado por estrellas como llamaradas desaparece incluso la memoria; no queda nada más que tu aliento y el propio palpitar de tu corazón. En tu interior se inicia un proceso extraño de reintegración, que no es en absoluto agradable, y puede ocurrir que trates de convertirlo e insistas en ser la persona que siempre has sido o que dejes que siga su curso. Por que nadie que haya permanecido en el Sahara durante algún tiempo sigue siendo la misma persona que cuando fué allí.” Paul Bowles

Quiero dar las gracias a todos los amigos que me han acompañado en este camino.

Click sobre la imágen para ver Tour Virtual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s